Polémica Presencia De La CIDH

Fuente: Diario Tiempo

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) comenzó ayer a evaluar si ha existido o no respeto a los derechos fundamentales de la población tras el golpe de Estado del 28 de junio, un trabajo que ha despertado inquietud en sectores oficiales y buena acogida entre quienes se dicen afectados por actos de represión.

La misión, encabezada por la presidenta de la CIDH, Luz Patricia Mejía, estará en Honduras hasta el próximo sábado y ofrecerá un informe preliminar de su visita antes de abandonar el país.

La sola presencia de los comisionados ha hecho reaccionar a los miembros del gobierno provisional de Roberto Micheletti, pero la negativa de éstos de reunirse con el mandatario en funciones fue lo que ayer encendió los altavoces de altos funcionarios que criticaron esa postura.

“La Comisión no va a reunirse con el señor Micheletti porque de manera reiterada se ha dicho que no se reconoce a él como presidente”, señaló la presidenta de la CIDH, tras su llegada a la capital para coordinar la recepción de denuncias.

La funcionaria, quien se reunirá con distintos sectores de la sociedad civil, magistrados, diputados, con los fiscales y el alto mando militar, reiteró que la negativa de sostener citas con el gobernante interino responde a que la Organización de Estados Americanos (OEA) – órgano al que pertenecen – sólo reconoce el mandato de José Manuel Zelaya, ahora en el exilio.

DEBE ESCUCHAR A TODOS

Ante esa postura, el ministro de la Presidencia, Rafael Pineda Ponce, reaccionó diciendo que la CIDH debe escuchar a todos los sectores –incluído el gobierno– y no dejar a uno solo por fuera.

“He escuchado que la delegación tendrá como cuartel general uno de los hoteles capitalinos, lo que me parece un ambiente muy cómodo para hacer las consultas necesarias”, puntualizó Pineda Ponce.

Toda denuncia debe ser comprobada y demostrarse a plenitud y si se debe rectificar, hay que hacerlo, porque la persona que insiste en sus errores los comete dos veces, advirtió.

También en caso de determinar que no hay violaciones, ese informe debe ser creíble y respetado por todos los sectores nacionales e internacionales, planteó.

Ojalá que no ocurra como en otras ocasiones, por ejemplo cuando vino el secretario de la OEA, José Miguel Insulza, cuyo informe determinó la condena contra Honduras, sin haber sido oída y vencida en juicio, cuestionó el funcionario.

PDCH Y VICECANCILLER

Entre tanto, el candidato presidencial del Partido Demócrata Cristiano de Honduras (PDCH), Felícito Avila, pidió a la CIDH que documente violaciones a las garantías fundamentales de la persona en todos los sectores.

Avila recordó que ha habido gente golpeada en ambos bandos, hay derechos humanos como el de la libre movilización que se han violentado en ambos bandos y también el derecho a la propiedad.

Por su lado, la vicecanciller Martha Lorena Alvarado cuestionó que los miembros de la CIDH no siguieron los canales correspondientes, antes de arribar al país y manifestó que esas organizaciones están infiltradas por la izquierda.

Alvarado ratificó que Relaciones Exteriores no fue notificada de la misión y que los contactos los hicieron con la Corte Suprema de Justicia. Además dudó de los resultados de la visita por ser esa entidad parte de la Organización de Estados Americanos (OEA), que no reconoce a Micheletti.

También formalizaron denuncias los dirigentes populares Carlos H. Reyes y Marvin Ponce, ambos con fracturas en sus brazos ocasionadas, según ellos, por la policía.

Luz Patricia Mejía, la presidenta de la CIDH.

La oficina de recepción de denuncias está ubicada en el Hotel Intercontinental de la capital y está a cargo de dos abogadas que recepcionan las denuncias de las personas que se consideran violentadas en sus derechos.

Las denuncias pueden ser presentadas por los organismos de derechos humanos o de manera individual por la persona afectada. Los ciudadanos proporcionan su nombre, la dirección domiciliaria, teléfono y correo electrónico.

Para acreditar las violaciones, los denunciantes pueden llevar fotografías, filmes, exámenes médicos y cualquier otra prueba que documente los hechos. También los afectados relatarán de manera detallada los hechos en que sus derechos fueron violentados.

Los camarógrafos y fotógrafos no podrán hacer tomas de los denunciantes con el propósito de ofrecerles la protección debida.

La delegación de la CIDH visitará San Pedro Sula el 19 de este mes y es posible que instale una oficina en el Hotel Copante. En el lugar habrá personal de la CIDH tomando datos a los denunciantes que pueden comparecer por iniciativa propia o por organismos de derechos humanos.


OPINAN

“Me gustaría que la CIDH conozca también la violación a los niños (por falta de clases), a la empresa privada, de la ciudadanía que está expuesta, las bombas y amenazas a periodistas connotados del país”: Martha Lorena Casco, vicecanciller.

“La CIDH podrá ver las violaciones que se están dando a los derechos humanos de todas las personas, porque es la única manera en que se pueden dar a conocer, y es necesario que se tomen las medidas precisas”: Xiomara Castro de Zelaya, esposa del presidente derrocado.

“Esta es una situación compleja porque hay una polarización de la sociedad y ha habido afectados en varios sectores que deben ser consultados”: Felícito Avila, candidato presidencial de la DC.

Comentarios Vía Facebook:

Powered by Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.