La ley del Embudo

Fue aprobada.
Para el rico la buena mesa.
La basura para los pobres.
El dinero para los ricos.
Para los pobres el trabajo.
Para los ricos la casa grande.
El tugurio para los pobres.
El fuero para el gran ladrón.
La cárcel para el que roba un pan.
París, París para los señoritos.
El pobre a la mina, al desierto.
El señor Rodríguez de la Crota
Habló en el Senado con voz
Melifua y elegante:
“Esta ley, al fin establece
La jerarquía obligatoria
Y sobre todo los principios
De la cristiandad.
Era
Tan necesaria como el agua.
Sólo los comunistas, venidos
Del infierno, como se sabe,
Pueden discutir este código
Del Embudo, sabio y severo”

Comentarios Vía Facebook:

Powered by Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.