No más trampas ni dilatorias

El cinismo es una de las características de los despóticos, el golpista no tiene palabra ni honor, es hasta una pantomima que este diga que respeta la Ley y la Constitución cuándo eso es lo que menos hace, el cinismo es tal que hasta es demostrado gráficamente con las sonrisas de mujeres en las Cadenas Nacionales cómo fondo de Micheletti, los golpistas con la complicidad de Estados Unidos quisieron tender una trampa al Presidente Constitucional de la República en este acuerdo, firmado con buena voluntad, con la esperanza de solucionar la crisis política que tenemos en el país, pero que dicho acuerdo ha sido utilizado cómo burla y cómo método que buscaba tratar de “legalizar” al régimen de facto, un método que buscaba desbloquear la cooperación internacional y más que todo, validar las elecciones que realmente son una farsa electoral que prepara los fascistas.

Afortunadamente la torpeza de Micheletti dejó a entrever la trampa, y por eso el acuerdo se incumplió y es letra muerta, al menos por los momentos.

Estados Unidos tiene responsabilidad en esto, pues Thomas Shannon en la entrevista que dió a CNN dijo simplemente lo que querían los golpistas, y estos se agarraron de esto, para hacer la payasada que hicieron, que concluyó con el fracaso del acuerdo por el incumplimiento descarado y cínico del régimen espurio, si no es que la acción del régimen habría sido algo planeado con los norteamericanos, pues ha generado serias dudas el papel que realmente desempeñó Shannon en Honduras.

Las fuerzas de la ultraderecha fascista norteamericana detrás del golpe, los Otto Reich, los John Dimitri Negroponte, esos políticos de origen cubano que viven en Miami, y ultraconservadores que tienen políticas intervencionistas y altamente antidemocráticas para esta zona del mundo, sin olvidar el papel de la ultraderecha venezolana, se juntaron para hacer un experimento en Honduras, el cuál les ha salido chueco ante una Resistencia nacional que no claudica, un rechazo total al golpe de Estado además en la comunidad internacional, y la OEA y la ONU, un golpe derrotado en lo que concierne en lo político y en lo técnico, porque nunca pudieron esconder que es un golpe de Estado, por más que han repetido la mentira de la sucesión.

Y en otra cosa en que fracasó el golpe es que ahora la gente está más informada y tiene capacidad de análisis, por lo que se puede descifrar quiénes están detrás de esto, lo que los llevó a comportarse cómo auténticos delincuentes, y la trascendencia de los crímenes de la dictadura, no es ningún secreto, es más, la misma comunidad internacional desmiente a una criminal Corte Suprema de Justicia quién cómplicemente se niega a reconocer de que se ha roto el orden constitucional.

Los golpistas ya están acusados ante la Corte Penal Internacional y tarde ó temprano el brazo de la Ley internacional los va a alcanzar, y se van a arrepentir de su golpismo y fascismo.

Estados Unidos ahora está en una posición incómoda, porque con las palabras de Shannon se acrecentó la desconfianza de América Latina sobre ellos, y aumenta más ante la trampa que montaron los fascistas hondureños usando este acuerdo, y no solo eso, diplomáticamente han quedado muy mal parados porque unos despóticos golpistas de un pequeño país del mundo se han atrevido a burlarse cínicamente de algo que auspició el Departamento de Estado, situación que hizo reaccionar a la parte democrática de la discusión y decidiera romper el acuerdo por el incumplimiento y desfachatez de los golpistas.

Estados Unidos en estos momentos no tiene pretexto alguno para reconocer las elecciones, elecciones que piensan imponerse al estilo Afganistán, pues todo iba parte del acuerdo, y pensamos que ante estos eventos que los ha dejado mal parados, y la torpeza de los golpistas con su cinismo flagrante e indiscutible en el mundo, los obliga a en verdad dar marcha atrás a este golpe de Estado, y exigirle al Congreso Nacional a reunirse para dar el contragolpe parlamentario.

Los fascistas lo que querían era, que Mel le enviara sus nombres al dictador, que este escogiera, formara el Gabinete de Unidad Nacional con él en la cabeza, y así alegar de que ya no es un Gobierno golpista, si no un gobierno de unidad, con eso disque recuperar toda cooperación internacional, reconocimiento de elecciones, apoyo al proceso y todo eso, un apoyo que no podría detectar el fraude electrónico entre tantos métodos que podría usar la dictadura para alterar los resultados de los comicios, máxime cuándo usarán celulares de una compañía golpista, cómo es TIGO para enviarle resultados al tribunal, un método más que poco confiable.

O sea según Micheletti y su cuadrilla de golpistas, con eso iban a hacer olvidar ante la comunidad internacional su golpe de Estado.

El punto 5 simplemente dilatarlo, llegar a las elecciones sin tocarlo, y después del proceso reunirse el Congreso y decidir cualquier cosa, pues los golpistas ya tenían su fraude electoral montado.

Este plan simplemente no resultó ante el descaro de Micheletti, y era demasiado pretencioso porque era imposible que el Presidente Zelaya enviara nombres cómo un reconocimiento tácito al golpista, y también era demasiado pretender que la comunidad internacional y la resistencia no iba a observar la dilatoria intencional del Congreso Nacional.

No es posible que digan que no es dilatoria cuándo el Congreso en más de una semana y contando se ha negado a sesionar para tocar este punto tan importante.

Si bien es cierto el acuerdo no le daba plazos al Congreso, es lógico que el mismo tenía que reunirse de ipso facto, ó sea de inmediato, por la relevancia del asunto, porque hay un acuerdo por cumplirse, y porque en un punto decía que el 5 de noviembre tendría que estar funcionando un nuevo Gabinete, por lo que la lógica indicaba que para ese entonces el Congreso ya debió haberse reunido.

El Congreso en el mismo día del golpe militar sesionó para dar el golpe técnico y no le consultó a nadie, no es lógico decir que más de una semana no era suficiente tiempo para hacerlo, simplemente esta actitud es inaceptable y una clara manipulación de la dictadura, esta gente actúa de inmediato cuando se trata de hacer una sinvergüenzada, ese es el mensaje que nos ha dejado este Congreso Nacional en estos años, pero cuándo es algo que beneficia al país y no a la oligarquía lo engavetan y lo duermen.

La salida a este problema es que se reuna de una vez el Congreso, restituya al Presidente Zelaya, y que los golpistas se marchen pero ya, es más se dice que el mismo Elvin Santos anda presionando para que se reuna el Congreso porque siente que a él políticamente le está dañando esta crisis, algo que simplemente no cabe ni la más mínima duda, este elemento hace surgir el rumor de que el Congreso podría sesionar esta semana.

El lunes sesionaría la OEA sobre el nuevo escenario que se plantea, y la necesidad de que la crisis se resuelva antes del 29 de noviembre, en dónde se avisora un proceso electoral fraudulento, en un ambiente de hostilidad, represión, poca credibilidad, exclusión política, sin reconocimiento, ilegítimo, anticonstitucional, ó sea un proceso con todas las características de nulidad, y que a su vez traería una agudización de la crisis.

Los políticos no piensan del peligro del proceso, no se dan cuenta que el mismo está cuestionado desde ahora, que la Resistencia es amplia, que habría un abstencionismo histórico, que no se nombraría un Presidente Constitucional, si no uno de facto perpetuando la ilegalidad porque el orden constitucional no se restaura con elecciones, aislamiento internacional sea total ó parcial, una resistencia que los aislará en lo interno, el país en una crisis heredada por el dictador Micheletti, con militares mandando en lugar de someterse al mando civil, ó sea un Gobierno increíblemente débil con enormes condiciones de ingobernabilidad, todo porque cometieron la estupidez de dar un golpe de Estado.

Honduras ya no es la misma desde el 28 de junio, se cayeron muchas caretas, Honduras ahora conoce sus verdaderos enemigos, claro el pueblo que despertó, y no el sector que lo mantienen dormido con las mentiras de la prensa golpista.

Arias: Micheletti no ha tenido voluntad de solucionar la crisis en Honduras

Arias resaltó la poca ó nula voluntad política de Micheletti, y que la misma intransigencia que vió cuándo estuvo en Costa Rica la negociación se ha visto ahora.

El mandatario costarricense añadió que “sólo están buscando a través de prácticas dilatorias que pase el tiempo y que vengan las elecciones (del próximo 29 de noviembre) arriesgando, eso sí, que el futuro Gobierno no vaya a ser reconocido por algunos países”.

“Con esto solo daño le hacen al pueblo hondureño, pero parece que persisten en insistir en hacerle más daño y eso a mí me duele”, apuntó el Premio Nobel de la Paz 1987.

El pacto establece un aspecto esencial promovido por el mismo Arias en Julio pasado y que la comunidad internacional vio con buenos ojos, sobre “revertir el golpe de Estado y restablecer el orden constitucional” con el retorno de Zelaya al poder.

“Sabíamos que era muy difícil, pero que solo era posible si se reinstalaba al presidente que fue derrocado el 28 de junio”, comentó.

Ricardo Lagos: El incumplimiento fue de Micheletti

Cuando se le preguntó sobre quién debe encabezar el gabinete de reconciliación, respondió que “la lógica de este acuerdo es que cuando fuera eventualmente instaurado como presidente Zelaya Rosales, como lo que es, hubiera un gabinete de unidad nacional”.

Dejó claro que hubo incluso mala intención y engaños a la comisión por parte de Micheletti. “Cuando nos reunimos con el señor Micheletti y dijo lo que estaba haciendo (convocar al gabinete) le dijimos que eso no era lo acordado y que no lo podía hacer”.

Incumplimiento
Añadió que “nos parece que hubo una falta de cumplimiento cuando él (Micheletti) por su cuenta empezó a enviar cartas pidiendo que le enviaran nóminas de personas y al mismo señor Zelaya. Eso no era el acuerdo y dentro de la Comisión de Verificación le pedimos a Arturo Corrales y Jorge Arturo Reina que empezaran a trabajar en un eventual gabinete nacional”.

Siguió relatando que Corrales le entregó una lista a título personal de 24 personalidades que según me indicó estaba seguro iban a ser respetadas por todos, pero cuando estábamos en eso nos damos cuenta que éste señor (Micheletti) anuncia que seguirá adelante con su idea.

Lo que este señor hace es pedir la renuncia, entre comillas, a su gabinete y decir que hará un gabinete de unidad nacional, y eso no dice el acuerdo”.

Y no los recibió la directiva del Congreso

Otra prueba de la dilatoria de los golpistas, denunciadas ampliamente por personajes y la comunidad internacional es que ha trascendido que ni a Lagos ni a Hilda Solis los quisieron recibir los Jefes de bancada y la directiva del Congreso Nacional, viéndose ante los ojos de los observadores el premeritado incumplimiento del régimen de facto, quién cinicamente ha tratado de culpar al Presidente Zelaya, cuándo los que incumplieron lo pactado fueron ellos mismos.

El mundo pide retorno a las negociaciones

La negociación es necesaria para alcanzar la finalización de la crisis, esto lo tenemos claro, pero esta tiene que ser seria y sincera y no cómo la han tomado los golpistas, el fin de la negociación y los acuerdos es encontrarle solución a la crisis, y no incrementarla, su fin es restaurar el orden constitucional y no validar a un golpismo, y también su fin es crear un ambiente propicio para elecciones, y no tener elecciones a sangre y fuego.

Para retomar este acuerdo pensamos que lo primero que se tiene que hacer es, que el Congreso sesione y restituya al mandatario verdadero de los hondureños, con eso ya se puede pensar en un cumplimiento serio del acuerdo, y no usarlo para dilatorias y razones oscurantistas.

Comentarios Vía Facebook:

Powered by Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.