Centroamérica va a la Cumbre Iberoamericana dividida por Honduras

SAN JOSE (AFP) Los países centroamericanos acudirán a la Cumbre Iberoamericana, que se inaugura este domingo en Portugal, unidos en la esperanza de recibir más cooperación de los países más ricos, pero divididos sobre el “plato fuerte” de la reunión, las elecciones en Honduras.

En un reflejo de los problemas que vive el istmo, que encara su mayor crisis política desde la década de 1980, los gobernantes de tres países, Guatemala, Nicaragua y Honduras, estarán ausentes de la Cumbre de Estoril.

“Obviamente, el tema de las elecciones en Honduras, que se celebran el mismo día en que inicia la Cumbre, va a ser el plato fuerte de la cumbre y es claro que no existe una posición monolítica al respecto”, dijo a la AFP el director general de política exterior de la Cancillería costarricense, Alejandro Solano.

“Esto es parte de las dificultades que va a plantear el debate y es a la vez el reto: buscar un punto común entre estas dos posiciones”, agregó.
El presidente de Costa Rica, Oscar Arias, anunció en una visita a Israel que reconocerá las elecciones hondureñas, lo que profundizó la división en la región.

Por un lado están Nicaragua y Guatemala, que han rechazado categóricamente reconocer las elecciones hondureñas por desarrollarse bajo el régimen de facto que se instaló tras el golpe de Estado del 28 de junio.

En el otro están Costa Rica y Panamá, cuyo presidente Ricardo Martinelli se adelantó a Arias en anunciar que reconocerá los comicios, pues estima que ellos pondrán término a la crisis política en el país.

En el caso de El Salvador, el presidente Mauricio Funes ha insistido en que el gobierno de facto de Roberto Micheletti no tiene legitimidad para conducir las elecciones, pero no ha cerrado del todo la puerta a un eventual reconocimiento.

“Por lo pronto estoy observando cuál es el comportamiento de los actores internacionales, la misma OEA no tiene una posición definitiva, el gobierno de Estados Unidos tampoco tiene una posición definitiva, veremos cómo evolucionan los acontecimientos” declaró Funes.

Sin embargo, toda Centroamérica parece concordar en que los países de mayor desarrollo de Iberoamérica deben redoblar los esfuerzos para impulsar el desarrollo del istmo, muy afectado por la crisis internacional debido a su alta dependencia del comercio con Estados Unidos.

“Yo aprovecharé este foro internacional para llamar la atención sobre la necesidad de enfocar los esfuerzos de los países desarrollados en aquellos países que tenemos todavía trabas estructurales para impulsar el desarrollo”, señaló Funes.

“Nosotros vamos en esa misma línea, con esa misma visión. Coincidimos en que hay un responsabilidad compartida de los países más desarrollados de cooperar con los más pobres y con los de renta media”, como Costa Rica, dijo Solano.

El funcionario costarricense afirmó que uno de los retos de la Cumbre de Portugal es identificar opciones de cooperación para los países de renta media, para que “no se castigue a los que han hecho bien su trabajo”, en referencia a la política europea de destinar su cooperación hacia los países más pobres y excluir a naciones como Costa Rica.

Formalmente, el tema central de la Cumbre Iberoamericana es la innovación tecnológica y la aprobación de una agenda de cooperación en este campo, sobre lo cual está consensuado casi del 95%, según Solano.

En la Cumbre de Estoril también tendrán una fuerte presencia las disputas entre países de Sudamérica, como el conflicto entre Venezuela y Colombia por el uso de bases militares estadounidenses, y entre Perú y Chile por denuncias de espionaje chileno.

Comentarios Vía Facebook:

Powered by Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.