Raptan y torturan a dos camarógrafos de Globo TV

Dos camarógrafos de Globo TV, quienes laboraron en Casa Presidencial durante la administración del presidente Manuel Zelaya Rosales y que tuvieron una activa participación en las marchas de la Resistencia Contra el Golpe de Estado, fueron raptados y torturados por policías vestidos de civil, según denunciaron los afectados.

Los torturados son Manuel de Jesús  Murillo (24), quien labora para varios espacios informativos  de Globo TV, y Ricardo Vázquez Vázquez (27), quien trabaja para el noticiero Mi Nación, que dirige el periodista Julio Ernesto Alvarado y que se transmite por ese mismo medio de comunicación.

Según los afectados, el rapto se produjo a las 10:00 de la noche del martes anterior en una gasolinera ubicada en la entrada a la colonia El Hogar de esta ciudad, donde los jóvenes se habían citado con otra persona, cuyo nombre no revelaron, para intercambiar material de vídeo, relacionado con la última marcha del 28 de enero, cuando el ex mandatario Zelaya Rosales abandonó el país.

Manuel de Jesús Murillo indicó que cuando estaban en la estación gasolinera dos hombres vestidos de civil, con armas nueve milímetros y chapas de la Secretaría de Seguridad los encañonaron y les advirtieron que si gritaban o no colaboraban ahí se morirían, y luego fueron llevados a una casa desconocida para torturarlos e interrogarlos.

TRES HORAS DE AGONIA
Según el camarógrafo Murillo, al llegar a la casa desconocida los bajaron de forma violenta y los tiraron al suelo; luego les vendaron los ojos, les pusieron una mordaza y los ataron de pies y manos y durante tres horas, entre torturas físicas y sicológicas los interrogaron sobre armas y dólares.

“Es mejor que colaboren hijos de p… porque si no los vamos a matar; digan dónde están las armas y los dólares de la cuarta urna; dónde están las bodegas con los lanzagranadas RPG-7 y las AK-47”, recordó Manuel que le preguntaron en varias ocasiones los empistolados, mientras los abofeteaban.

Manuel de Jesús Murillo, quien aún no se repone del susto, manifestó a TIEMPO que como ellos les respondieron que no sabían nada y que su única arma que tenían era la cámara de vídeo, las torturas aumentaron.

“Como les dijimos que no sabíamos nada me colocaron un filoso machete entre los labios, luego me lo pusieron en la garganta y después en el cuello, y como tampoco dijimos nada me pusieron una capucha hasta que me desmayé, pero cuando reaccioné me dijo uno en el oído, hablá hijuep…. si no te va a pasar lo mismo que a tu compañero, tocá que ya está muerto”, recordó Manuel de Jesús con mucha nostalgia, porque creía que lo que había palpado era el cadáver de su amigo y compañero Ricardo Vázquez.

Manuel de Jesús indicó que el momento más difícil que vivió mientras estuvo cautivo fue cuando lo envolvieron de pies a cabeza en una enorme bolsa plástica, como las usadas en la morgue, y le dijeron que si no decía dónde estaban las armas lo iban a enterrar vivo.

“Yo les supliqué que por la memoria de mi madre y mis dos hijitas que tengo, que no me mataran; sentí tanto miedo que hasta me oriné en el pantalón, luego me puse a orar y a pedirle a Dios que me protegiera, y en eso cayó una llamada telefónica del jefe de ellos a quien le dijeron que no habíamos hablado y ordenó que nos mataran, pero gracias al Señor nos dejaron abandonados a las 2:00 de la madrugada del miércoles en el Anillo Periférico, cerca de la colonia Víctor F. Ardón, detalló el joven camarógrafo.

“Mi único delito ha sido participar en las marchas de la Resistencia; tres días antes de las elecciones me capturaron esos mismos policías que nos torturaron el martes porque pegaba afiches y mi casa fue allanada el día de las elecciones y le dijeron a mi mamá y a mis hijas que si no entregaba las armas, las matarían a todas ellas”: Manuel de Jesús  Murillo.

Comentarios Vía Facebook:

Powered by Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.