Concierto “Todas Las Voces”

21 de octubre, “Día del Artista en Resistencia”

 

“Octubre es una lenta agonía que nos obligan a recordar constantemente”

 

Octubre 3, 7:00 am, cientos de niños y niñas formados en fila “india” son; cientos de uniformes que esconden el rostro de la ruralidad y docientos de zapatos que reflejan de manera impecable la claridad de la mañana. Saludan a la bandera hondureña desplazando su mano derecha desde la entreseja hasta la altura del pecho y guardan silencio cuando la fotografía del general es descubierta. Francisco Morazán, 3 de octubre de 1792 – 15 de septiembre de 1842. Sobre la imagen se extiende un epígrafe que reza: “3 de octubre día del soldado” haciendo alusión no a la memoria de aquel gran paladín centroamericano, sino más bien; a la fecha en que las fuerzas militares dieron golpe de estado al gobierno de Ramón Villeda Morales en 1963. Los niños y las niñas aplauden cuando ven a los cadetes que comienzan a disparar al cielo.

 

9 días más tarde vuelven al gran patio, esta vez para conmemorar el día de la raza, o día de la hispanidad. “Gracias españoles por descubrirnos”

 

El 21 de octubre de 1956 la estructura militar, recientemente constituida como institución, concretó su primer golpe de estado derrocando al débil y conflictivo gobierno nacionalista encabezado por Julio Lozano Díaz. El premio por semejante “hazaña”: declarar esa fecha el día de las fuerzas armadas hondureñas.

 

Desde que el 15 de septiembre del 2010, curiosamente día de la independencia hondureña, las fuerzas represivas de la dictadura, instaurada a partir del golpe de estado del 28 de junio, atacaron a miles de hondureños y hondureñas que exclamaban ¿cuál independencia? al son de la música popular, los y las Artistas en Resistencia decidieron ser eco del pueblo y elevar la consigna de “no más días para los militares” proponiendo conmemorar de aquel instante en adelante, el 21 de octubre “día del Artista en Resistencia”.

Y es que anteponer el rugido de una guitarra al estruendo de un fúsil, es una práctica más humana, mucho menos disonante.

Un poema despierta más conciencia que cientos de golpes en la cabeza,

un lienzo dignifica el color verde olivo más que mil uniformes que esconden la muerte,

un simple movimiento del teatrero que coquetea con la vida dice más que diez mil guerras que juegan con la existencia

y un tan solo canto transforma más que millones de dictaduras.

Es así, desde que se atrevieron a jugar con los sueños y el futuro de un pueblo.

 

No se trata tan solo de apegarce a los códigos estéticos de una época, tampoco de pregonar afinado o escribir “correctamente”, se trata de asumir el compromiso histórico y narrar la realidad tal y como se concibe, sin valoraciones filosóficas innecesarias o teorías vacíamente “sofisticadas”. El artista que no habla de la sangre derramada es un mentiroso que se limita a redundar sobre las sonrisas aparentes, quien habla de felicidad y no peca de ser revolucionario es un pesimista que juega a ser soñador, quien pronuncia la palabra amor y no habla de injusticias dice puras estupideces.

 

Octubre rojo tiene una nueva connotación para el pueblo de Honduras atrincherado en el Frente Nacional de Resistencia Popular, la libertad es el dominio propio de nuestros pueblos salvajes y un nuevo canto ha comenzado a invadir sus pulmones.

 

Trabajadores y trabajadoras del mundo de las artes ¡uníos!, armémonos de cultura para llenar el vacío de las armas.

 

 

No Más Días Para Los Milítares

Comentarios Vía Facebook:

Powered by Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.