La Policía desaloja de nuevo a manifestantes

TEGUCIGALPA.- Una vez más la Policía desalojó ayer en la tarde con gases lacrimógenos de las calles aledañas al Instituto Nacional de Previsión del Magisterio (INPREMA) a los participantes de una multitudinaria marcha pacífica convocada por los maestros.

 

La protesta se degeneró pasadas las 12: 30 del mediodía cuando los protestantes regresaban de realizar un mitin en las cercanías de un hotel capitalino, donde el  presidente del Congreso Nacional, Juan Orlando Hernández, con un grupo de alcaldes socializaba la Ley de Incentivo a la Participación Comunitaria para el Mejoramiento de la Calidad Educativa.

Miles de maestros, sindicalistas, estudiantes de secundaria y universitarios se congregaron desde las 8: 00 de la mañana de ayer en las proximidades del INPREMA, donde cerraron el paso por unas dos horas.

Luego, los manifestantes salieron por el bulevar Centroamérica hasta llegar a la colonia Alameda y posteriormente a Palmira. Por más de una hora caminaron hasta ubicarse en las cercanías del hotel donde socializaban la ley que involucra a padres de familia y municipalidades en la educación, y que los docentes desaprueban.

Además, rechazan la comisión interventora que nombró el Gobierno para buscarle una solución a la crisis financiera que sufre el INPREMA impidiendo la jubilación de muchos maestros.

Por más de media hora, los manifestantes se mantuvieron en ese lugar, sin poder acercarse al centro de convenciones donde se celebraba el evento, porque había una gran cantidad de militares y policías antimotines que les cerraron el paso.

Sin embargo, los protestantes decidieron volver al INPREMA y tomaron la misma ruta por la que llegaron.

ZAFARANCHO
Sin embargo, al llegar nuevamente a los predios del organismo de previsión un grupo de jóvenes que cubrían sus rostros y camisas negras ingresó al patio del inmueble —saltando los muros. El INPREMA en ese momento estaba acordonado por agentes policiales en su parte frontal.

Debido a este hecho en instantes se formó un zafarrancho porque los manifestantes lanzaron piedras y botellas de vidrio; mientras que los policías arrojaron bombas lacrimógenas y agua con las tres tanquetas que llevaron para dispersar a los marchantes.

Al igual que la semana pasada, los policías obligaron a correr a los protestantes por las calles de las colonias aledañas al INPREMA, donde detuvieron a varios de ellos, los que llevaron a una estación policial cercana.

Durante el hecho resultaron heridas varias personas, entre ellas un estudiante que llevaba su rostro ensangrentado porque recibió un toletazo de uno de los informados; mientras que el agente de policía Francisco Javier Cerna resultó gravemente lesionado tras el ataque que sufrió de parte de varios manifestantes.

En la reyerta un militar recibió una profunda cortada en su pierna derecha que le provocó el lanzamiento de una botella que cayó en las cercanías, sus compañeros lo subieron en una patrulla y lo llevaron a un hospital.

También, los agentes policiales lanzaron gas a un grupo de periodistas que cubría el desalojo, una de las más perjudicadas fue la periodista Lidiete Díaz, de Canal 36, a quien le arrojaron bombas estando únicamente con un grupo de antimotines.

Comentarios Vía Facebook:

Powered by Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.