Zelaya pide anular todas las actuaciones de la dictadura de Micheletti

El líder de la  Residencia  afirmó que a la luz del informe de la Comisión de la Verdad, que concluyó en 2009 hubo un golpe de Estado en Honduras, debe aplicarse una disposición constitucional que invalida las decisiones de un Gobierno de facto.

Zelaya lamentó que en los siete meses del gobierno de facto que presidió Roberto Micheletti, la deuda interna de Honduras aumentó de 262 millones de dólares a 1.156 millones. (Archivo)

Prensa Web La Radio del Sur/Agencias

El ex presidente hondureño y líder del Frente Nacional de Resistencia Popular de Honduras, Manuel Zelaya, pidió que se anule todo lo actuado por la dictadura de Roberto Micheletti porque la Comisión de la Verdad confirmó en su informe que el 28 de junio de 2009 hubo un golpe de Estado en Honduras.

Zelaya dio una conferencia de prensa para referirse al informe que la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR) dio a conocer ayer sobre la crisis política hondureña.

El ex gobernante manifestó que la CVR ratificó y reconoció, “en una forma tácita y explícita los puntos más importantes de nuestra defensa y nuestra condena sobre lo que significó el golpe de Estado militar del 28 de junio de 2009″, aunque quedaron “varios elementos importantes en este proceso de investigación que no fueron mencionados”.

Señaló asimismo que la Comisión del Verdad confirmó que el gobierno que se instaló tras el golpe de Estado fue de facto por lo que, de acuerdo a la Constitución de la República, se debe proceder a anular todas las acciones que realizó en la administración pública.

Los miembros de la CVR “han ratificado y han reconocido en una forma tácita y explícita (…) los puntos más importantes de nuestra defensa”, agregó en la rueda de prensa, y puntualizó que “es hoy ratificado, confirmado: (fue) un golpe de Estado militar”.
Zelaya enfatizó que también “ha quedado evidenciado que no hubo ninguna sucesión presidencial, que lo que hubo fue un acto ilegal del Congreso Nacional”, que designó a Micheletti después de que los militares lo derrocaran a él y lo expulsaran hacia Costa Rica.

En el reporte de la CVR “se ratificó y se confirmó que el Gobierno que se instaló no era un Gobierno de leyes ni de Constitución, sino que era un Gobierno de facto, de hecho, que no tenía ninguna legitimidad para gobernar este país”, remarcó.

Zelaya afirmó que, por tanto, debe aplicarse una disposición constitucional que “dice que todo lo actuado (por un Gobierno ilegítimo) es nulo y debería procederse en ese sentido a anular todas las actuaciones de ese Gobierno de facto, ilegítimo, producto de un golpe de Estado”.

Ante una pregunta sobre si esa nulidad abarcaría las elecciones que el hoy presidente Porfirio Lobo ganó en 2009, Zelaya expresó que “la Constitución es clara: Los actos de un Gobierno de facto son nulos”.

Zelaya también señaló que “han quedado varios elementos importantes en este proceso de investigación que no han sido ni siquiera mencionados” por la CVR.

Entre esos elementos mencionó “cómo se originó el golpe de Estado, quiénes participaron” en la “conspiración” para organizarlo y qué “personas vinieron del extranjero” para apoyarlo.

Además, reiteró su denuncia de que los sectores que “conspiraron” para derrocarlo pidieron que también fuera asesinado, y “ese intento de magnicidio tampoco ha sido investigado por esta Comisión”.

“No se dijo nada de eso” en el informe de la CVR, que también “se quedó corta en cuanto a los crímenes y asesinatos” cometidos durante la crisis política, aseguró el exgobernante, y que según la Comisión suman una veintena.

Zelaya rechazó el señalamiento de la CVR de que “atentó contra las normas constitucionales” para establecer “un nuevo régimen” en Honduras.

“Que me digan cuál” ley violó, “nunca he violado ninguna ley”, aseguró el ex presidente.

Zelaya lamentó que en los siete meses del gobierno de facto que presidió Roberto Micheletti, la deuda interna de Honduras aumentó de 262 millones de dólares a 1.156 millones y que el golpe de Estado provocó la quiebra de la mayor parte de la economía nacional, aumentó la pobreza y la violencia en el país.

La investigación de la CVR, según el ex mandatario derrocado, “se quedó corta en cuanto a las violaciones de los derechos humanos y asesinatos que se dieron en ese período y que han continuado aún en estos últimos meses”.

Además, indicó que no se investigó el intento de asesinato o magnicidio en contra suya cuando los militares lo sacaron de su casa a la fuerza y lo expulsaron a Costa Rica.

Tampoco el informe hizo mención sobre la persecución de que son objeto todos los miembros del gobierno derrocado desde el 28 de junio de 2009 y de la cantidad de personas desterradas, exiliadas y con juicios políticos de persecución judicial.

Entre esos casos mencionó el de su exministro de la Presidencia, Enrique Flores Lanza, quien está bajo arresto domiciliario por orden de un juez que ventila procesos de corrupción en su contra.

Zelaya divulgó horas antes una carta que envió hoy mismo al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, en la que aboga por Flores Lanza.

RO

Comentarios Vía Facebook:

Powered by Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.