REFORMA UNIVERSITARIA, UN MENSAJE DE PAÍS

 

Con un par de meses de diferencia, el nuevo periodo de la Reforma Universitaria (2013-2017) coincide con la próxima gestión del país (2014-2018). A lo interno de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), la Junta de Dirección Universitaria (JDU) decidió no precisamente  una continuidad de la administración universitaria, sino el fortalecimiento de la misma. Por su parte, el 24 de noviembre del presente año, el sistema electoral decidirá quiénes dirigirán el país hasta el 2018. Cuatro años decisivos para Honduras.

Si bien el funcionamiento y la reforma de la UNAH se amparan en la autonomía responsable, el fortalecimiento institucional del Estado y de la ciudadanía va estrechamente ligado al quehacer universitario, y lo mismo a la inversa. En otras palabras, el devenir de la universidad es un tema de país, como la agenda nacional es un tema universitario.

Independientemente del nuevo panorama político que surja de las elecciones de noviembre, la necesidad del establecimiento y cumplimiento de nuevos pactos o acuerdos sociales y económicos, se advierten urgentes para poder gobernar. Los problemas son graves, para el caso, en una encuesta realizada por el Departamento de Sociología de la UNAH, que publicamos en este número de Presencia Universitaria, el 72% de más de 2 mil universitarios percibe que la situación económica actual es peor que la del año pasado y 30% considera que en el 2014 la situación empeorará. En el mismo sondeo, 76.1% de los estudiantes encuestados confirman haber sido víctima de la delincuencia en sus diversas modalidades.

Estos porcentajes muestran algunas condiciones del país que enfrentará el nuevo gobierno y la gestión 2013-2017 de la UNAH, quienes desde sus ámbitos, tendrán como reto contribuir al saneamiento de un sistema social y económico capaz de expulsar a más de un millón de compatriotas fuera del territorio nacional o de elevar una tasa mayor de 83 homicidios por cada 100 mil habitantes.

Un tercer problema es que la sociedad hondureña no se encuentra unificada alrededor de una perspectiva de futuro, más bien es una ciudadanía polarizada, donde las tendencias no son a la superación de la polarización sino a la profundización de la misma.

El proceso de reforma que comenzó la UNAH en el año 2005 con la Comisión de Transición ha obtenido logros trascendentales, del período 2009-2013 podemos señalar el alcance de la  gobernabilidad institucional. Se recuperó parte del patrimonio de la UNAH. Se lleva a cabo la autoevaluación de las carreras, paso previo para el proceso de acreditación. Se crearon nuevas opciones académicas en los diferentes grados, así como la reforma en la educación a distancia. Destaca la creación y el fortalecimiento de Telecentros.

La línea está trazada y la universidad ha dado un mensaje a las demás instituciones públicas del país que con la aplicación y cumplimiento de las leyes, estatutos y reglamentos de la institución y constitucionales, se puede pensar en otro país.

Tomado de: Presencia Universitaria

 

Comentarios Vía Facebook:

Powered by Facebook Comments